22 noviembre 2008

La transparencia


La oración de hoy es un premio para todo aquel que se reúne en busca de esa transparencia, y es un premio recibido por cada ser, cada cual, ya hace un tiempo. Van a ir escuchando recopilaciones que cada uno de ustedes ya ha incorporado, ya ha implantado en su interior esa simiente o semilla.

Y es el premio que el hombre necesita para dar un paso más, un atributo necesario para que reconozca en qué punto está y vaya de lleno hacia esa transparencia.

Todo lo que van a escuchar es lo que ya tienen incorporado. Tranquilos, sosegados irán viendo cómo lo que escuchan ya resuena en su interior como vivido.

Muchas veces hemos ido refiriéndonos al ser de humanidad y como seres de humanidad que somos hemos englobado a todos los seres en el mismo punto o nivel, siempre –por supuesto- dando por hecho que cada cual está en su momento respetable y haciendo hincapié en que juzgar no es hoy para nada aconsejable, cada cual está en su momento con su vibración, con sus necesidades, con sus inquietudes, y conscientes o no apostando por una forma de vida, ni mejor ni peor.

Siempre hemos englobado a todos los seres de humanidad bajo este punto o referencia, que cada cual está en su momento, pero hoy vamos a hacer una selección porque en el universo todo se selecciona, todo. Para que haya una armonía, para que todo tenga unas constantes armónicas la naturaleza se va auto seleccionando y así con todo lo existente, hasta el propio hombre se auto selecciona, de ahí que recuerden que no hace muchos encuentros les decíamos que cada cual, cada hombre, cada ser de humanidad tiene que ser su propio referencial, tiene que introducirse en lo más intimo y saber cuál es su necesidad para poderse seleccionar o valorar, para darse cuenta en el instante o momento en que está.

Todo depende de esa selección. Cuando el hombre enferma, consciente o inconscientemente ya ha decidido qué hacer, sanarse o marchar, o sea, él se está auto seleccionando. Y a poco que observen a su alrededor observarán que en este instante es muy evidente cómo el ser humano se está auto seleccionando. Claro que el hombre nunca reconoce que sea él mismo quien se está poniendo todas esas pruebas, no lo reconoce, pero se está poniendo en esa cuerda floja, en ese filo de la navaja y él sólo está llegando a ese reconocimiento de sí mismo y está optando por inclinarse hacia un lado o hacia otro, de nuevo está seleccionando.

Dentro de esa selección de seres de humanidad, sencillamente aquellos que sintonizan la misma frecuencia son –así de sencillo, no es como premio ni castigo aunque nosotros, los seres servidores, sí lo vivimos en este preciso momento como un premio hacia una humanidad constante. Pero a la hora de expresar, para que ustedes no confundan, el hombre no lo vive como premio ni como castigo, o no lo ha de vivir, sencillamente las cosas están ocurriendo en base a actitudes que el hombre tiene, actitudes que tuvo y que esa forma de actuar se ha convertido hoy en una respuesta vivida a nivel de humanidad.

Hace años que el hombre se fue desviando de esa transparencia, hace años que se desvió, ¿qué ocurre cuando el hombre se desvía totalmente de su camino?: que comienza habiendo un deterioro. Al principio no es consciente pero al paso del tiempo, como tantas veces decimos, todo tiene un momento y una secuencia donde se gesta todo. Al principio, cuando un ser no obra en armonía dentro de todo lo armónico él no se da cuenta, no es consciente de que ha obrado en desarmonía, pero que no sea consciente no quiere decir que no ha obrado, que no ha puesto ese granito de arena que a la larga le va a rendir cuentas y le va a pedir responsabilidad o a pedir qué ha hecho con su armonía de cuerpo, de mente, de vida.

Pero pasó un tiempo y lo que se ve es lo que el hombre fue sembrando poco a poco, aparentemente un caos, y dentro de ese caos necesario cada ser de humanidad ve, siente, percibe por algún punto, por algún momento un destello de esa transparencia, y ahí está esa selección de seres que aun ven un destello y cuando la energía se mezcla entre los seres que ven, que sienten ese haz de luz, automáticamente van recogiendo ese premio –como llamamos nosotros- y no es ni más ni menos que el darse cuenta dentro –repetimos- de este aparente caos, de qué está ocurriendo dentro de cada cual, está poniendo las cosas más intimas, mas internas, de forma que él mismo se está dando cuenta, está siendo transparencia para él cómo es.

El hombre se está reconociendo después de tantos y tantos años de oscuridad, está reconociendo qué es, quién es, y ese reconocimiento le hace ser transparente y recibir esa transparencia a través de otros seres que vibran al unísono con él, o sea, se están encontrando después de una auto selección del propio hombre si él saberlo.

Todo esto está ocurriendo a todos los seres de humanidad sin ellos saberlo y a unos pocos, entre ellos los que escuchan, conscientes de lo que está ocurriendo. Ahí es donde nosotros nos atrevemos a decir “son premiados”, porque es lo que el ser de humanidad vino a hacer en la Tierra y lo que en su día les dijimos: el hombre, dentro de todos sus renacimientos, vino para valorar y valorarse, ensalzar y ensalzarse como Dios. Repetimos: el hombre decidió renacer y renacer para ser consciente individualmente de quien es, para sentir que él es y está hecho de la Divinidad, esencia fundamental para crear mundos, que hoy decidió formar un cuerpo que dio nombre humano pero ese cuerpo no tuvo plena consciencia de quién es y hoy, después de resurgir tras tanto renacimiento y experiencia acumulada, sabe y comienza a ser consciente de quien es.

En esos grupos de seres el hombre está viviendo siendo consciente de que en su interior está aflorando quien es él, aunque aun no sepa dar o no tenga palabras para dar nombre a lo que se está formando en su interior, pero sí es consciente porque todo le muestra cómo es. El creía ser de una determinada forma pero los acontecimientos, que están adrede para abrir los ojos al espíritu y que el alma se refleje en él, le hacen ver que no era como él pensaba y automáticamente reacciona; ese es el aterrizaje necesario para que el alma se refleje dentro del cuerpo, fuera del cuerpo, allá donde esté ese ser de humanidad ese será su reflejo.

Pero antes de poder reflejar el hombre ha tenido y tiene que conocerse, y se conoce en base a lo que la vida le está trayendo y, claro que sí, que a todos los seres les traen, pero de nada vale que les traigan las experiencias si el hombre no las hace conscientemente. Hasta que el hombre no es capaz de reconocer que todo lo que ocurre en su alrededor está ocurriendo única y exclusivamente para él, hay seres que es evidente y así lo ven, y otros que está ocurriendo pero no son conscientes.

Lógicamente, no puede avanzar igual un ser consciente que uno inconsciente aunque para los dos está ocurriendo el hecho. Ocurre para todo, para todos, por eso hablábamos de esa auto selección, porque los hechos, lo bueno, lo malo, lo regular según ustedes, ocurre para todos los seres de humanidad, lo único distinto es que uno es consciente y otros no lo son. Para aquellos que son conscientes es para los que se está hablando, para aquellos que van mas allá de lo meramente vivido es para los que se está hablando, para aquellos que dentro del aparente caos del planeta tienen la suficiente constancia como para ver qué pasa en su interior, a dónde les lleva esa actitud, a dónde les lleva esa nueva forma de pensar o de actuar, dar sentido a cada instante de la vida de cada cual, que no haya un instante en que no haya habido una reflexión y tras esa breve reflexión una total identificación y un hecho inmediato.

Lógicamente, para los seres que obran con esa prontitud y transparencia es para quien se está hablando y se les dice premiando, claro que sí, porque ¿qué mejor premio que hacerse conscientes cada cual de los pasos que está dando? Tantas veces no ha pedido el ser humano ser consciente de lo que ocurría para avanzar más rápido… pues ahí lo tiene, están siendo conscientes de cada momento, de cada instante de sus sensaciones, sentimientos, emociones o pensamientos, automáticamente un hecho ocurre para hacerles ver si están o no en lo cierto e inmediatamente, tras esa muestra una reacción por parte de ustedes, ¿se dan cuenta de lo importante?, ¿se dan cuenta de la interrelación?, ¿recuerdan las interrelaciones? El hombre no solo se ha de interrelacionar con el hombre, sino con el universo, y para eso, para que surja esa armonía tiene que haber una transparencia reconocida por el propio hombre. Reconocerse en lo más profundo cómo es, cómo ha sido esa reacción, por qué reaccionó así. Dar ese sentido autentico que es el necesario para que el hombre refleje esa divinidad que hay en él.

Es evidente, cuando las aguas están transparentes el sol se refleja, la luna se refleja, el hombre se refleja. Ese reflejo del alma tiene que surgir a través de los actos del hombre, pero eso no puede darse si éste no se reconoce y comienza a haber esa transparencia, por eso les decíamos: “vivan este momento que está viviendo la humanidad como necesario, necesario para que el hombre se pueda conocer, y una vez se reconoce automáticamente reacciona, y ya reacciona totalmente distinto, distinto a lo que ha venido haciendo hasta ahora o distinto a los demás”.

Siéntanse premiados, siéntanse valorados por ustedes mismos, vivan todo lo que está ocurriendo en su interior y fuera de él como lo que tantas veces han estado pidiendo, como muestra, “muéstrame el camino, muéstrame hacia dónde”. Pues se les está mostrando cual es el camino: el camino de la transparencia para que ustedes mismos se valoren, para que ustedes mismos se reconozcan y tengan la fuerza para poder cambiar y reaccionar ante aquello que vean que no es transparente y no les va a llevar hacia esa armonía para que su alma pueda reflejarse.

Es lo que tantas veces han estado pidiendo, por eso les decíamos al principio: siéntanse premiados. Son repuestas evidentísimas que cada uno de ustedes tiene para sentirse premiado, para sentirse escuchado, para sentir que son seres necesarios para la Gran Obra de la Nueva Humanidad, para sentirse dioses dentro de esa Creación de la Nueva Humanidad.

Y el hombre, el ser de humanidad, no puede dar todo lo que lleva en su interior si él mismo no se siente valorado, si no cree en sí mismo y necesita la aprobación de los demás. ¿Comprenden?, ¿comprenden hacia dónde les estamos llevando?

En el encuentro anterior decíamos: no se queden con las palabras, ábranse y déjense llevar por las sensaciones. Continúen dando respuestas en su vida únicamente a través de las sensaciones que perciban en todos los ámbitos de su vida, en todos y en cada uno de ellos respondan, den una respuesta en base a las sensaciones de esa demanda, bien sean pensamientos, emociones, hechos que se les pida o que se sientan con la necesidad de dar una respuesta; siéntanla, llévenla únicamente a cabo cuando sientan esa sensación.

Dentro de ese cambio, dentro de esa Nueva Humanidad -volvemos a repetir- apóyense unos a otros porque ninguno de ustedes sabe cómo está el compañero, ninguno de ustedes sabe en qué punto de armonía, en qué sintonía está vibrando el otro, de ahí que necesitan apoyarse unos a otros. Aquel que se sienta potenciado que se exprese para potenciar a los demás. Aquel que sienta que flaquean sus fuerzas igualmente. De ahí que les hablábamos de las interrelaciones, de los encuentros, de los reencuentros, de la potencialidad, del amor, porque en resumidas cuentas es expresar a través de ese amor, apoyar a través de ese amor, pero aun así, como no saben en qué punto o momento está cada cual, de ahí que no pueden juzgar a nadie, de ahí que unos puedan ir por delante y otros un paso por detrás, de ahí que surge de nuevo la auto selección por cada cual y se va seleccionando y cada vez uniéndose más a la necesidad de cada cual, o sea, a la vibración de cada cual, y así constantemente dentro de esa selección, el hombre de nuevo sin ser consciente va formando pequeños grupos de seres de humanidad.

Los grupos que se potencian en la armonía son a los que nos referimos, los grupos que se potencian en la desarmonía también son necesarios, ¿comprenden? Todo lo que está ocurriendo es necesario, pero vamos de lo grande a lo pequeño para que vean la gran importancia de todo lo que está ocurriendo y no se pierdan nada.

Hay seres que se han unido en sus dolencias sin ellos saberlo y están sucumbiendo. Otros, reuniéndose en sus lamentaciones y generando que la armonía cueste, cueste, y sus vidas son opacas. Y así sucesivamente, el hombre, sin ser consciente se ha ido agrupando y es muy evidente que la mayoría de los grupos son desarmonicos pero necesarios, recuerden, para que los seres que quieren brillar puedan darse cuenta y puedan hacerlo, ¿cómo si no podrían ver, podrían sentir el punto en el que están ustedes?

De todos los seres de humanidad que decidieron en su día apostar por ese reconocimiento de quienes eran o, dicho de otra forma, recordar quienes son, han quedado muchos atrás. En su día les decíamos que la energía densa atrapa y la energía sutil eleva. Cuando el hombre se densifica por todos los problemas que hay en la humanidad, densifica esa vibración y es atrapado por la desarmonía, llámese enfermedad, llámese muerte. Cuando el hombre se las ingenia -porque en este instante ha de ser un genio- para poder mantener o elevar esa vibración, sin darse cuenta poco a poco va elevando mas y mas o cada vez le cuesta menos mantenerse o reconocerse en ese punto de armonía, ya es capaz de distinguir qué es lo que le hace sentirse en armonía y qué es lo que le hace decaer, y en la medida que sea consecuente con esa necesidad y vaya a valorar y a querer vivir dentro de esa armonía, cada vez su vibración es más sutil y su inspiración es cada vez más constante.

Y dentro de esos pequeños grupos en los cuales se ha ido reflejando la humanidad, al fin quedan dos grupos: aquel que la densidad lo ha atrapado y aquel que se ha dejado ser volátil. Y cuando llegue el instante en que todo se tenga que aunar, la densidad quedará como materia alimentando al ser de humanidad o a la nueva humanidad.

Les repetimos como en los encuentros anteriores: no quieran comprender, si de momento no les ha llegado poco a poco entenderán, van realmente comprendiendo a pasos agigantados. Muévanse sencillamente en base a todo aquello que ya tienen incorporado, lo demás se irá adecuando en su interior en el momento más oportuno.

Pero quédense con que dentro de todas las auto-selecciones que está haciendo la humanidad, de caracteres, de gustos, no es ni más ni menos que las vibraciones de los seres humanos que son armónicas unas con otras. En base a esa armonía, todas las que vibren en esa armonía estarán juntas, las que no vibren en esa armonía serán absorbidas en este mundo material en este planeta para alimentar en ideas, para alimentar como bien dice la palabra, para alimentar en todo lo que el ser de esta humanidad requiera, necesite. Observen lo grandioso que es que todo sirva para todo, quizá no de la forma en que ustedes creían, pero todo es un servicio consciente o inconsciente a la grandeza de la Creación, nada se desperdicia, todo lo recoge la tierra, el hombre, el universo.

Háganse conscientes de todo lo que está ocurriendo, de todo lo que en su interior está ocurriendo, y den la oportunidad de poder expresar, no se lo guarden.

Realmente el hombre vive de experiencias y no necesariamente tiene que pasar por una experiencia, no necesariamente. Recuerden todo lo vivido anteriormente, la experiencia de un ser puede ser válida para mí, no necesariamente tengo que vivirla. Hasta hoy el común de los seres humanos tiene que pasar por ella, pero no necesariamente.

Hasta el próximo encuentro.

Amen.

2 comentarios:

Alma dijo...

Ante Dios todo es trasparencia,
La verdad es, para poder ser....amor
y desde él poder ver, llegar y comprender.

Este es el sentido de la nueva humanidad, un sentido lleno de luz y tasparencia.

Con amor.

Cris dijo...

dices cosas muy profundas Adonai y quizá de todo ello me quedo sobre todo con: ese poder darnos la oportunidad de expresarnos y no guardárnoslo para nosotros mismos, porque quizá esa "transparencia" del sentir, sea la base del compartir, de la generosidad, del no estamos solos, de la esperanza y el aprendije mutuo, en nuestro paso por esta vida, sea corto o sea largo que nuestro paso por el mundo sea positivo, sea bueno y sea intenso y lo habremos conseguido!!! un abrazo

Frases