01 mayo 2008

ORACION: LA VIDA


¿Dirían ustedes mismos que la humanidad de este planeta está viva?

¿Qué entienden por vida?

En los conceptos que hoy se mueve el ser humano, en su gran mayoría, califican la vida como aquello que se mueve, y la muerte como aquello que está en quietud, inerte.

Hasta ahí la mayoría de seres humanos describen la vida. Una minoría se extiende un poco más al expresar qué es para ellos la vida, y pueden expresarse diciendo que la vida es lo que al hombre le hace sentir, y la muerte es aquello que no siente. Y así, así, en minorías y minorías, cada ser humano definiría de la vida cosas distintas y todos tendrían razón, su razón, porque es así como ellos viven la vida.

Nos hemos acercado alguna vez y hemos descrito pequeñas pinceladas, dentro de las oraciones, de lo que es la vida. La vida, les dijimos en una ocasión, es y no la mantiene el hombre, es un ente vivo e individual que no la mantiene el hombre.

Lo que el ser humano llama vida, lógicamente tiene razón porque él vive la vida y la califica de esa forma, pero la Vida, en mayúsculas, no tiene nada que ver con lo que el hombre llama vida, nada que ver.

La vida es libertad y el hombre no se siente libre, la vida es bondad y el hombre no es bondadoso, la vida es amor y el hombre se mueve en el querer, la vida es ilusión y el hombre está en la desilusión, la vida es movimiento y el hombre está en quietud, la vida es ir mas allá del pensamiento y el hombre está atrapado en él.

Cuando un ser de humanidad pueda definir todos los atributos de la vida y los adopte en sí mismo, cuando pueda decir que vive la vida conscientemente con todos esos atributos, ese ser humano vive la vida, vive en comunión con la vida, la ha conocido, la ha definido y se ha unido a ella, son dos formando un único ser, la vida y él, él y la vida.

Hasta que el ser humano no llegue a esa conclusión de que la vida es por sí misma un ser individual e independiente del hombre, que el hombre se dice vivo porque piensa, porque siente, porque habla, porque se expresa, y se siente vivo, pero cuando ve que lo que él llama vida no es tal porque tras ese pensar no hay un hacer, porque ese hacer -si lo hay- no está teñido de ese amor universal, siempre hay una necesidad de controlar y de poder, cuando a ese sentimiento no se le da la opción de expresarlo desde lo más profundo, está callado, esta encogido en un cuerpo y replegado hasta en sus más íntimos pensamientos, no se le puede llamar vida.

Pero tiene razón cuando dice que está vivo porque se mueve. A eso es a lo que nos referíamos, que todo aquel que define la vida tiene su razón y se cree vivo.

Pero si el hombre llegara a descubrir las posibilidades que en él están, que en él se encierran, comprendería sin necesidad de escuchar que no pueden llamar vida a lo que están viviendo. Quizás puedan llamarlos mantenidos, estoy manteniendo o manteniéndome dentro de la vida, pero no doy rienda suelta a la vida, en mi no está la expresión de vida.

Miras a un ser humano y la expresión de sus ojos no es la de vivir, no es la de la ilusión, no es la del amor. Miras a un ser humano a los ojos y ves sufrimiento, ves aceptación, ves esclavitud, ves desidia. En pocas miradas de los seres humanos se ve la bondad, en pocas miradas se percibe ese aliento de vida. Si escudriñas un poco mas sí ves que el hombre guarda ese aliento vital, pero tan guardado que no le aprovecha a sí mismo. Él no es consciente de que tiene en su interior esa vida y que lo que él llama vida le está dando la posibilidad de reconocerla y darle movimiento.

Es muy sencillo y complicado a la vez, hacerles ver qué es la vida, porque el hombre cree que está vivo. Si alguien les dijese “están dentro de un sueño, lo que ustedes llaman vida es solo un sueño de lo que podría llegar a ser o de lo que es”, no podrían decir que no están en lo cierto cuando les dicen eso, es posible que el hombre esté dentro de un sueño y a ese sueño ellos le llaman vida. Es lo que más se parece a lo que queremos que entiendan.

Están viviendo dentro de un sopor, dentro de un sueño o una ilusión de lo que podría ser la vida. Pero aun no la han reconocido. Hay pocos seres humanos, de los que ustedes llaman vivos, que hayan reconocido qué es la vida, porque aquel que lo reconoce no se parece en nada, ni aun en el físico, a un ser humano. Lo que llamamos energía, que rodea el cuerpo, cuando realmente el hombre se imbuye en la vida genera unos colores indescriptibles para el ojo humano, pero que se sienten y se transmiten a través de la mirada, sobre todo de la mirada, también sus manos, todos los poros de su cuerpo reflejan que es una persona o un ser excepcional, distinto, y ese ser sí vive dentro de ese amor universal, dentro de esa ilusión, de esa bondad, es ese reflejo de la perfección, de la autentica vida.

Lo demás, les cueste o no de creer, son trozos, fragmentos de lo que podría ser la vida, fragmentos que si se unen todos quizás eso sea la vida, pero aisladamente el hombre no la vive. Unos un poco, puntualmente, la ilusión cuando están proyectando algo, otros un poco, en momentos puntuales, la bondad, otros un poco, también en momentos puntuales, el amor, pero un ser que viva todo ello y no puntualmente, que viva hora tras hora, día tras día, hay pocos seres humanos, y a eso es lo que el hombre voluntariamente debería de apostar, a vivir la vida, a no conformarse con lo que están viviendo, porque no es vida, a apostar porque en estos tiempos el hombre puede descubrir y vivir la vida.

En otros tiempos no era posible porque la Tierra no estaba preparada para que un ser humano pudiese despertar, porque estaba dormida, era de noche para la Tierra. Ahora el planeta Tierra está despierto, en su día esplendoroso, y en este momento sí es posible que el hombre despierte a esa vida, y es a lo que el hombre va, a despertar a la auténtica vida, a ser consciente de que lo que hasta ahora él llamaba no es, que lo que él creía hasta ahora no es, que lo habían o se había confundido, pero ahora ya lo siente y ve que por ahí el hombre ya no tiene salida. Ya no se puede confundir porque ya no existe la confusión, ya no puede dejar que nadie le juzgue porque ya sabe que no hay juicio, ya no puede esperar que nadie le premie porque ya sabe que no hay premio, que se premia a sí mismo.

Ya sabe muchas cosas, lo siguiente que tiene que experimentar, después de ese conocimiento, es ponerse a descubrir realmente que no tiene barreras, ninguna, que todas las que hasta ahora veía eran puestas por el mismo, y que quiere vivir la vida y no quiere ser esa excepción que vino para disfrutarla, para conocerla, para imbuirse en ella, y se fue sin hacerlo. No quiere ser esa excepción.

Quiere recoger lo que realmente sabe que puede ser capaz de masticar, tragar y devolver. Quiero vivir la vida y replicar de esa experiencia, quiero ser auténtico como me crearon y replicar como ser vivo, no pasar, no ser mantenido por ella. Quiero mezclarme con ella, hacerme uno con la vida, quiero que nadie me cuenta que se experimenta al mezclarse con la verdadera vida, quiero sentirme un ser libre.

Muchos seres, de un tiempo a esta parte, se sienten libres. Están comenzando a romper esas ataduras impuestas por los hombres y se sienten libres, pero les vamos a contar un pequeño secreto que les puede servir para saber si son o no son libres. Y decimos secreto porque está en su interior, pero lógicamente ustedes no han llegado a ello.

Cuando se sientan libres, es un sentir, pero exprésenlo en voz alta: “yo me siento libre”. Exprésenlo en voz alta y automáticamente, lo primero que les vendrá será una quietud que los paralizará. Cuando en voz alta se digan “yo me siento libre” y realmente en ese instante comiencen a tener ideas, comiencen a querer hacer, hacer lo que sea, hacer, tanto si es novedoso como si no, a hacer, ahí sí están comenzando a romper con las ligaduras internas y externas. Pero si se sienten paralizados todavía no están comenzando a ser libres, quieren ser libres, y lo que ustedes o su mente les proyecta de su entorno les hace sentirse libres, pero cuando lo expresan en voz alta como algo hecho –recuerden que la palabra, al expresarla, ya es un acto, una acción-, cuando ustedes empleen la palabra en voz alta y comience a ser un hecho, observaran si realmente están cortando con esas ligaduras o no.

El hombre tiene que conocerse y lo tiene que hacer, como ya les hemos expresado muchas veces, para su bien, para poder sacar todas las cualidades que están en su interior, para poder llamar a la vida, porque la sienten, porque ustedes son parte de ella, porque están sumergidos en ese hacer vital en que dan y crean vida.

La vida no es esperar a que las cosas ocurran. La vida no es repetir y repetir y repetir. Eso es esa pequeña muerte en vida, es esa cárcel limitada, por eso mezclamos vida con libertad, por eso se mezcla la vida con el amor y no el querer o la posición, por eso la vida es sin depender del hombre ni de nadie, por eso la vida es algo aislado del hombre, algo que no hace el hombre, algo que no depende del hombre pero que el hombre se ha de aliar con ella. Aliarse con la vida.

Amén.

4 comentarios:

ALMA dijo...

Que bonito es amarte,amor,
y en tí poder inspirarme
Oh!!!!!Padre Dios,
que bonito es amarte y sentir,
sentirme viva y feliz
dentro de tú amor.

gracias,Adonay,Adelaida por todas estas oraciones que recibimos como un regalo.

Silvia dijo...

Hola Adonai!!

Que maravilla tu escrito!!! diria yo.. como todos los que has publicado.

No tienen desperdicio!!

"Yo me siento libre" y grito a los cuatro vientos!!!
Es un placer pasar a saludarte y a leerte por supuesto.

Gracias Adonai por compartir todos tus escritos.

Feliz de la vida!! Silvia

lully desnuda dijo...

Hola Adonai!!

Cuantos hay vivos que están muertos? o cuantos se murieron cuando cumplieron 35 años y fueron enterrados a los 70.

La vida es poder ser nosotros mismos viviendo cada etapa, cada año, cada minuto, cada segundo en perfecta armonía interior. Somos seres espirituales que vivimos experiencias humanas y partiendo de esto el amor nos mueve, el amor en todo el sentido de la palabra.

Rico filosofar contigo.

Besitos amistosso desde Medellín, Colombia!

celebrador dijo...

Un hombre cuando está sintiendo su felicidad interior... está vivo sin ninguna duda

Cuando no es así,puueeeessss...

Frases