09 septiembre 2012

Oración del 19 de agosto de 2012 - parte 1




Bienvenidos a su sexto encuentro. Dispónganse con la espalda erguida, el mentón recogido y el corazón abierto.
Centren la escucha en el corazón, escúchenlo todo con sensaciones, despierten el corazón.
Hoy todos los seres orantes del planeta están precipitando a la Tierra una energía de amor que va directa al corazón del hombre. Es el despertar de ese órgano, como órgano y como sentir y sentimiento del hombre, para que una vez despierto pueda dar ese abrazo cósmico a todo lo que le rodea, sin reservas. Es proporcionar a cada lugar y a cada ser que habite el lugar todo el amor del que pueda disponer conscientemente el ser humano.
Recuerden que están en un momento cósmico de dar, no tanto de recibir, de dar. No lo olviden en ningún instante, en ningún momento, porque aunque no sean plenamente conscientes de la labor que están emitiendo a todo el planeta, aun sin ser totalmente conscientes están trabajando para dar y darse, dan la energía voluntaria y consciente y a nivel inconsciente atraen ese pensamiento voluntarioso. En la medida que hagan el trabajo consciente irán a la vez recibiendo todos los dones que desde este lugar se derraman en la Tierra. No esperen recogerlos sin dar, han de dar para recoger.
Cuando hablamos de lo que hablemos, no olviden que toda palabra que escuchen la han de elevar a lo más alto que ustedes conozcan, han de depositarla a los pies del Creador. No se cojan a la palabra únicamente estructurada, porque recuerden que para comunicarse con ustedes se usa su propio verbo y este es limitado. Tienen que ampliar o amplificar todo sentido de la palabra que escuchen, todo.
Cuando hablamos de darse es en todos los niveles, físico, emocional, mental… en todos y en cada uno de los momentos de la vida. Ya no es tiempo de reservas, en la medida que reserven el verbo, el pensamiento, el darse, en la medida que lo reserven ustedes mismos se sentirán en déficit, se sentirán solos y aislados. En la medida que se den conscientemente de saber que se están dando, regalando, en esa medida sentirán todo el abrazo del universo con ustedes sin límite alguno. De ahí que decimos: no reserven nada, nada.
El hombre, el ser humano, y sobre todo los seres que se reúnen con la intención de orar, de meditar, de contemplar, están haciendo una gran labor para el planeta y fuera de él, una gran labor. Pero esta labor debería de ser grandiosa, grandiosa, y por el límite que cada cual se pone se queda en una gran labor. Tienen que elevar ese hacer como grupos y como seres individuales a la máxima grandeza a sus mentes lleguen, sin reservas, sin límites. Deben sentirse como seres grandiosos haciendo una labor hacia el planeta y hacia el universo mágica. Deben sentir que sus haceres trascienden el plano concreto. Hoy, salvo excepciones, queda totalmente marcado en esta concretización de la Tierra y del planeta, no lo están elevando, de ahí que decimos que están haciendo una labor grande, pero debe de elevarse a todos los planos y niveles, debe de ser esa ayuda que el planeta y los seres están necesitando, y debe de ser reconocida por cada uno de ustedes para que deje de ser grande y se convierta realmente en una grandiosidad.
No pueden mentalmente llegar hasta donde se les está induciendo. No es a través de la mente que van a llegar a entender o comprender la grandeza del momento planetario, es a través de la intuición que van a sentir cual es su papel dentro de la totalidad de la Tierra y del universo. Cuando el hombre recoge su hacer, su papel, lo que le corresponde a él y no a otro, engrandece todo lo que toca porque es perfecto lo que hace, pero ustedes se están conformando con la labor planetaria, terrestre, concreta, y deben elevarla, deben ensalzarla al máximo que sus mentes les lleven, al máximo, y si creen que están llevándola al máximo desde aquí se les dice que necesitan mejorar. Lo están dejando –volvemos a repetir- dentro de la energía planetaria, del planeta Tierra, y la necesidad a la cual hacemos mucho hincapié es que salga, que la eleven para que así aquel que duerme, aquellos que duermen puedan tener la ocasión de subir peldaño a peldaño a través de cada uno de los seres orantes hasta llegar a sentir por sí mismos la grandiosidad que está esperando al hombre. Y esos escalones son cada uno de ustedes. Si lo dejan en la Tierra, en lo concreto, en sus haceres, en sus familias, en ustedes mismos, aquel que es o quiera ser un seguidor, repetir esos movimientos, los repetirá únicamente dentro de esta energía caduca y resentida.
Esa bocanada de aire nuevo que muchos de ustedes ansían no se les puede introducir –y escuchen bien- si antes ustedes no han elevado todo su hacer hasta donde sus mentes les lleven, lo mas hasta donde ustedes alcancen, y ustedes, conscientemente están haciendo sus reservas porque no terminan de creer, de sentir, de involucrarse en la totalidad. Están sintiendo que algo hay grande, pero que todavía no pueden alcanzarlo, y es real, eso que están sintiendo es real y es así literalmente, pero no lo van a poder alcanzar ni los servidores les pueden llegar hasta su interior si ustedes no elevan al máximo todo el pensamiento y el hacer.
Déjenlo en manos de la Divinidad, pero no lo dejen como tributo, elévenlo a las alturas, usen su imaginación, creen su propia realidad, esa realidad que intuyen y que muchos ya atisban no la pueden precipitar al planeta porque ustedes no elevan sus pensamientos al máximo, están muy concretos, muy conformados dentro de su propia mismidad. Cuando hablamos de mismidad, cuando hablamos de la individualidad no nos referimos al ego, nos referimos al entorno, el hombre se ha dado a un entorno, pero un entorno concreto en el cual la energía ya se vició, ya está repitiendo los mismos patrones, por tanto a la persona que intuye que hay algo más que está a punto de alcanzar debe de dar ese paso, el cual no es ni más ni menos que elevar ese grado de pensamiento para alcanzar la nueva conciencia.
Cuando su pensamiento es limitante y limitador, a un algo concreto, persona o hecho, concreto dentro de este planeta y sus necesidades, están limitando la posibilidad de escuchar todo lo que se les está derramando, en todos los sentidos, escuchar, sentir, intuir… están en el plano terrestre usando la energía que ya son las últimas bocanadas del ser humano.
Para entrar en esa nueva energía, en ese aire limpio, tienen que elevar sus pensamientos, y el pensamiento elevará la conciencia. Es, partiendo de lo que hay, de la Tierra, de los seres humanos, de los huesos, de la carne, de los órganos físicos, partiendo de ahí, llegar a la máxima vibración posible que hoy pueda respirar el planeta y el hombre. Y eso es un trabajo al cual con toda la ayuda que están recibiendo, tienen el deber de llegar. En la medida que ustedes den ese paso evolutivo, un paso, un solo paso, que no se conformen con su medio que les rodea, que está muy bien y es donde ustedes pueden ver sus frutos o sus avances, pueden verlo pero no se queden ahí, no se regalen ahí, sepan que ese es el paso previo para alcanzar ese otro estado de consciencia, y ustedes se están quedando en ese primer paso que han dado, están recogiendo frutos y sintiéndose bien y nos alegra el corazón, de ahí que hoy es el día que se derrama todo el amor para que ustedes se regocijen, pero no se queden ahí, el ser humano tiene tendencia a repetir y sobre todo cuando están sintiéndose especialmente bien.
No caigan en esa misma trampa creada por el hombre, siempre deben de aspirar a mas, a mas. Me siento bien, he hecho bien, veo las respuestas, estoy en el camino, voy a ir un paso más, ¿cuál es el siguiente?, pregúntenselo internamente: “Señor, ¿qué paso es el siguiente?, Seres de Luz que habitáis en el planeta, ¿cuál es el siguiente paso?”
El siguiente paso es, ese pensamiento, ese recibir que están observando, esas respuestas que están teniendo tan bonitas, tan maravillosas, elevarlo al máximo, crear con esa energía que están recogiendo el Nuevo Mundo, ¿cómo si no creen que se crea un nuevo mundo?, ¿cómo?: con la energía recogida, esa energía amorosa elevada al máximo a los pies del Creador, a los pies de la Luz.
Cuando sus imaginaciones sean concretizadas en este plano terrestre, lógicamente será el Nuevo Mundo, pero si se relajan en los frutos que están recogiendo y no lo elevan a través de la imaginación para crear ese Nuevo Mundo, están repitiendo dentro del mismo planeta, del mismo mundo y comportamiento de los seres humanos, con lo cual esta nueva etapa les servirá durante un tiempo corto, muy corto, muy muy corto, días, semanas, como mucho algún mes, lo que llaman mes. Al tiempo se verán o sentirán aunque sus conciencias no den nombre a ello, que están repitiendo los mismos patrones, es más, la vida les mostrara que están repitiendo porque observaran que en su entorno se repite lo de años atrás, y no se repite para fustigarles ni para ofuscarlos, no, se repite porque ustedes están repitiendo los mismos patrones.
El hombre –recuérdenlo- constantemente debe de sentir en lo más profundo de sí que es un co-creador divino, y no puede pararse por mas bien que se sienta y repetir durante un corto tiempo lo mismo, automáticamente se vacía. Si el hombre entra en ese vacío sin sentido, enferma.
No pretende esta energía apaciguadora alterar el estado anímico del hombre, al contrario. Pero deben de escuchar cómo se comporta la energía universal para que ustedes repliquen en sintonía con ella, y se repite hasta la saciedad hasta que entre en lo más profundo de ustedes. Si se deleitan en lo que están recogiendo hoy de los seres que les rodean, si se deleitan en sus pequeños avances, que son realmente preciosos, pero si se deleitan en ellos de nuevo se estancaran. Es un constante sentir que son co-creadores de la Divinidad; yo doy, hago porque es mi deber y siendo mi deber disfruto de él, disfruto de lo que está ocurriendo a mi alrededor y automáticamente elevo mi pensamiento a lo más alto que pueda ser yo capaz, recurro a mi gran imaginación y comienzo a elaborar una nueva idea. Una vez analizada esa nueva idea, ya los seres que apoyan todo este plan universal les derramaran todo lo necesario que ustedes necesiten, sea esto lo que sea, para que a través de sus manos puedan elaborar y concretizar el Nuevo Mundo.
Son arquitectos de una Nueva Era y todos los recursos que necesita esta Nueva Era se están derramando a la atmósfera de la Tierra. Solo tienen que saber qué utensilio puede usar cada uno mejor que otro, cual es el utensilio que yo necesito para ser realmente un creador aquí en el plano físico y concreto de una nueva conciencia. Yo tengo que elaborar un plan físico y concreto que se respire esa nueva conciencia por todos los rincones donde yo me mueva. Es una nueva forma de pensar, una nueva forma de actuar, una nueva forma de sentir y una nueva forma de hacer. Si quedan en lo caduco durante un corto tiempo les va a servir, un muy corto tiempo.
Imagínense que la Tierra, los seres que habitan el planeta, ya han hecho ese cambio de conciencia. Imagínense por un instante que han entrado así, de un minuto a otro, en un nuevo estado de conciencia. ¿Qué ocurre?, ¿continúan igual?, ¿sus casas son iguales?, ¿sus pensamientos los mismos?, ¿sus amistades?, ¿su trabajo?, ¿sus hijos?, ¿sus respuestas son las mismas?
Usando la imaginación, ¿creen que se podría plasmar esa nueva vibración, esa vibración elevadísima estando concretamente el planeta y los seres que habitan en el mismo momento y punto, con las mismas ideas, carencias, cuerpos, pensares y sentires? Es un poco absurdo, ¿verdad?
Creer o imaginar que hemos entrado en ese nuevo estado de conciencia y todo sea igual es un poco absurdo, hasta creemos que sus imaginaciones han ido mucho mas allá pero no se han atrevido a aplicarlas aquí porque ese Nuevo Mundo al que nos referimos, esa nueva conciencia puesta ya en los seres humanos y en el planeta, si comenzásemos a un nivel de colores, imagínense, no tiene el mismo color. Y hablamos físicamente, no estamos hablando a nivel metafórico, hablamos físicamente. Físicamente el planeta Tierra no tendrá el mismo color, los seres humanos no tendrán el mismo color, el hacer del hombre no será tan rustico, tan grosero, tan fuerte, será liviano, ligero. Si hablamos de emociones, estas no tendrán altos y bajos, será una constante de bienestar. Si hablamos de hogares, estos serán traslucidos, puesto que el hombre también será menos denso. Todo perderá densidad y ganara en energía y color.
Se les explica todo esto para que vayan alimentando esas imaginaciones que de seguro están y no las vivan como imaginación, atráiganlas, atrápenlas porque es real. Es real. La vida que ustedes llaman su realidad ya entró hace tiempo en la caducidad, por eso, lógicamente el cuerpo se resiente y el sistema todo se resiente, porque está en sus últimos momentos y se les da todo, todo, todo para que ustedes comiencen a crear el Nuevo Mundo.
Desde aquí -y escuchen atentamente-, desde ese plano etérico-energético se les infunde fuerza, ideas, valor, amor, pero como seres humanos, como seres concretizados en un cuerpo físico, es tarea del ser físico concretizarlo. Deben de concretizar ese mundo etérico que los Servidores de la Luz han creado para ustedes y bajarlo a la Tierra y concretizarlo. Es una labor inmensa, inmensa, pero inmensamente rica para aquel que se sabe co-creador de ella. Es regocijante sentir que estoy poniendo ese primer peldaño en una nueva vida, en un nuevo sentido de la vida donde el hombre pueda recoger eso que ansía y yo, conscientemente, soy creador de ello o co-creador de esa gran maravilla.
Así de importante, así de sencillo y así de grandioso debe de sentir el hombre su hacer, con esa humildad que enriquece todo lo que piensa y siente, con ese hacer voluntarioso que no lo para absolutamente nada, con esa constante para no debilitarse y dejar su tarea a medias. Sentirse que en estos momentos no hay vuelta atrás y que soy realmente privilegiado de sentirme protegido e inspirado para esta nueva Creación.
Pero –se repite- desde aquí es a un nivel energético que se les está apoyando, físicamente son ustedes, y la pregunta siguiente es: “¿Quieren realmente, o están haciendo sus primeras intentonas curiosos y juguetones?”
Es importante que se respondan a este requerimiento, porque en la medida que ustedes se contesten desde lo más profundo del alma, van a sentir que deben ampliar todo lo que hoy aparentemente están recogiendo, esas palmaditas en la espalda, ese buen hacer, ese sentirme a gusto con la vida entre tanta falsedad, se podría llamar, decaimiento, se sienten a gusto y se sienten privilegiados, y desde aquí se les dice: aun pueden hacer mucho mas, no se relajen ahí, se les premia, sí, pero también se les advierte que no solo han venido para ser esa pequeña cosa. Lo que les espera es grandioso, ¿quieren?
----------------------------------------------------------------------
Queden relajados, respiraciones profundas, muy profundas y pausadas.
------------------------------------
Se amplía un poco más.
Dentro de esa necesidad del hombre de alcanzar esa perfección que atisba, cada vez el deseo es mayor y cada vez el inconformismo concreto y físico del entorno también es mayor. Si no hacen un pequeño ajuste armónico entre los dos planos, se van a encontrar desprotegidos puesto que, no en la totalidad, no los seres orantes en su totalidad perciben esta energía que es derramada sobre el planeta. Si en el medio que cada cual ha creado no trata de equilibrar esa imaginación, esa ilusión o ideal de la nueva vida a un plano concreto del entorno y medio en el cual se mueve y cubren la necesidades concretas y físicas de ese espacio, entraran en un conflicto interno; el conflicto interno en el cual el hombre hoy se está moviendo es la enfermedad y la catástrofe planetaria o mundial.
Nos explicamos. Y se desarrolla esta explicación en base a que todos los presentes han dicho: “adelante”.
Cuando el hombre dice “adelante” a un nivel profundo, entra automáticamente en el punto de en medio o en el filo de la navaja, y desde aquí se les está observando cómo comportarse para encontrar ese equilibrio usando la imaginación al máximo, elevando al máximo el pensamiento, atrayendo el ideal de cada cual –llámenlo ideal, pensamiento, vida- que necesiten atraer a la Tierra.
Una vez identificado observen el medio en el que viven, en el que habitan, su medio, amplifíquenlo porque el hombre no está permanentemente en un lugar. Sería sencillo si no se moviese de un lugar, armonizaría ese espacio y ya tendría la tarea concreta medio hecha, pero el hombre se mueve dentro del planeta y se mueve emocional, física, mental; entonces, en base a ese movimiento observen donde están pasando la mayor parte del tiempo y no lo vean como un trabajo exento de pulir o exento de incluirlo dentro de esa grandiosidad, puesto que están horas o tiempo físico dentro de ese estado o vibración. Entonces tienen que observar donde están, con quien están, qué han creado, cual es su hogar, cómo es este, cual es su trabajo y cómo es, cómo es el comportamiento con sus hijos, con su pareja, con sus padres, hermanos y amigos.
Parece al desmenuzarlo que sea una labor tediosa, larga, y no, es sentirse –escuchen bien-, no verse, sentirse, en cada lugar que están, sentirse con qué personas están, qué se mueve en ustedes con quien están, cómo se sienten en el espacio que han creado. Ese espacio que hoy es, si quieren elevarlo para atraer ese ideal de vida a este espacio, deben de conocerlo, es su medio, deben de conocerlo, y sin límite alguno deben de comenzar a cambiarlo atrayendo ese ideal de vida ahí, ese color si vieran el color, ese sentir si sintieran el sentir, ese ideal si vieran el ideal.
Aunque crean que están en un espacio cerrado, un despacho por ejemplo, donde hay más personas, ¿cómo poder cambiar un espacio donde hay equis personas si sólo uno quiere cambiarlo?; es evidente, se puede cambiar: se pone ese color, ese sentir, ese lo que sea para cambiar, pero nada puede permanecer igual, nada, y todo debe de tener un sentido para que ustedes entren en armonía y no en desarmonía. Si ustedes vuelven al trabajo y el trabajo está todo igual un día y otro día, ¿dónde está el cambio? Si ustedes vuelven a sus hogares y estos están igual, por mejor que se sientan, por a gusto que se sientan, ¿dónde está el cambio?  Si el comportamiento con sus semejantes –amplíen al máximo sus semejantes- está igual, ¿dónde está el cambio?  Es evidente que si no ven el cambio es que se están estancando, evidente, sin quitarle ni ponerle mayor fuerza, es evidente, y la evidencia hoy es necesaria. La ayuda es inmensa, inmensa, pero tienen que reconocer el punto en que están y con los utensilios que están trabajando y con los que van a trabajar. Debe de haber un reconocimiento para ir apartando todo lo que ya no les sirve y comenzar a trabajar con herramientas nuevas, con sentires nuevos, con ideas nuevas.
Primero usen su imaginación al máximo, al máximo. Pidan ayuda si es que no saben cómo llegar a ese máximo, puesto que el hombre se ha camuflado tanto, quizá les sea difícil encontrar ese máximo del cual hablamos, esa elevación que hablamos, de que tantas veces se habla.
Pidan totalmente, tranquilamente, toda la ayuda que les sea necesaria para sentir cual es su ideal máximo de vida, y una vez comiencen a imaginarla, sin ningún límite, ya que se trata de la imaginación, ya que decimos que aun la imaginación por grande que la tengan, por amplia o maravillosa que sea se queda corta frente a la realidad venidera que ya está esperando que el hombre la concretice en la Tierra. Si sus imaginaciones son cortas no se priven de imaginar maravillas, y esas maravillas comiencen a traerlas aquí, a sus espacios.
¿Cómo me veo yo ahí?, ¿cómo imagino ahí mi comportamiento?, ¿qué estoy haciendo yo en mi imaginación?, ¿cómo soy yo en mi imaginación?, ¿tengo el mismo cuerpo, visto de la misma forma?, ¿huelo de la misma forma?, ¿cómo soy yo en ese mundo imaginario propio?, ¿soy así?
  Automáticamente –y escuchen- tengo que replicar en consecuencia en un nivel físico si lo quiero atraer aquí y si quiero permanecer en armonía, sobre todo si quiero permanecer en armonía. Recuerden que han dicho “sí, adelante”, y se les está diciendo todo lo que ustedes se van a encontrar si no replican con armonía y no son consecuentes con la atracción al planeta Tierra: lo primero que se va a resentir son sus cuerpos físicos y lo segundo el espacio donde se mueven.
Por tanto, recuerden, tienen que comenzar a imaginar cómo es su comportamiento en esa imaginación en su totalidad desde su propio físico a sus propios pensamientos, cómo es el espacio que han creado en su imaginación y cómo es su espacio físico, y comiencen a darle transparencia y color a sus formas, lugares, hogares donde habiten.
Hagan una transfiguración de lo que hay. ¿Entienden la palabra transfiguración?, no transmutación, transfiguración. ¿Recuerdan la transfiguración del Cristo? Se vuelve traslúcido, solo lo ven aquellos que ya ven esa energía traslucida; aquellos que están viendo lo que tienen frente a ellos, que es la parte concreta, no lo llegan a ver, no lo percibieron.
La transfiguración es lo que se está concretizando en el planeta Tierra, la nueva energía o la energía que tanto están esperando, la quinta esencia es la transfiguración. Por eso se les decía “no necesariamente el hombre debe pasar por la muerte física”, porque le sirve o le puede servir todavía su cuerpo físico, y todavía le puede servir su hogar, y todavía le puede servir su mundo, pero este se tiene que transfigurar.
Relájense y continuamos dentro de un momento.

3 comentarios:

Alma dijo...

Pasé a leerla y sentirla de nuevo, gracias!!!!

Adonai dijo...

Trataremos de ponernos al día lo antes posible, gracias Alma...

Budaheartie dijo...

Hermoso! gracias Adonay! manos y corazón a la Obra! bendiciones!

Frases