14 septiembre 2008

La fusion


El hombre, hoy, no vive fusionado, vive disperso y parcelando su vida.

Desde su interior hasta su exterior no se ha preocupado, no ha necesitado hasta ahora llegar a sentir esa fusión, en principio desde su cuerpo, pasando por su entorno y mas allá con todo lo que existe, y hasta ahora, el hombre no le ha dado ninguna importancia ni valor y ha continuado con su vida sin ni tan siquiera pensar en que pudiese fusionarse con la totalidad. Es más, en los últimos tiempos, cada vez más el hombre ha ido aislándose de su entorno y de él mismo, por supuesto, ya no reconoce en su interior esa total fusión, cree que en momentos puntuales puede pensar, en momentos puntuales puede sentir, en momentos puntuales puede y puede y puede continuar parcelando sus sensaciones. Ni su espíritu, ni su corazón ni su mente van al unísono, por tanto sus sensaciones están dispersas y hasta ahora le ha ido bien, se ha manejado bien con esa forma de estar en el planeta, le ha ido como se ve, unos lo calificarían como bien, otros como muy bien, otros como mal, caótico, cada cual que le dé el nombre que así sienta en base a lo que su ser siente.

Pero independientemente de lo que cada ser de humanidad crea que está, independientemente si ven que la vida es maravillosa o no, lo cierto es que el hombre debe entrar de lleno a fusionarse, que su ser, su espíritu, su alma, su mente, su corazón sean uno, uno, que repliquen en su totalidad en cada instante unificados. En la medida que el hombre vaya unificando y así mostrando esa fusión, en esa medida tendrá lo que realmente en su momento decidió, que es la fusión con la Totalidad, que al fin es lo que el hombre persigue, lo que la raza humana persigue, la fusión con la Totalidad, la fusión con la naturaleza, con el universo, con los universos y con el Creador.

Y esa fusión entra desde la creencia y la sensación de estar. Cuando un ser humano está viviendo lo que realmente él cree, algo maravilloso, y así lo cree, así lo siente y así lo expresa, algo maravilloso, ese ser está puntual o constantemente fusionado, porque en la medida que el hombre se unifica e integra, todo lo que es, que es más que lo que ve, todo lo que es, sin saber ni darle nombre le entra por todos los poros de su cuerpo. Esa sensación de gratitud, de felicidad que solo se consigue cuando sin nombre se está fusionado con la Creación.

Pero para que el hombre deje de expresar únicamente con palabras y su cuerpo y su espíritu sientan esa fusión, es como el recién nacido, necesita del abrazo de la naturaleza, del abrazo de los seres que en ella habitan, del abrazo del universo, y ese abrazo se obtiene cuando comienza a unificarse, cuando comienza a sentir que su mente y su corazón están, quizás, al servicio o al unísono con el espíritu, con su espíritu. Y esa sensación de abrazo, de unificación, es lo que le hace ir mas allá de la palabra fusión, le hace sentir la fusión, se siente integrado con la totalidad, se siente fundido con la totalidad. Y eso, de nuevo es el hombre quien debe conseguirlo. Pero siempre ha estado ahí, siempre, siempre ha tenido la oportunidad de poder hacerlo, desde que el hombre es hombre, desde que el hombre nace, nace para ello, para fundirse con la totalidad.

Pero, ¿por qué en este momento es tan importante la fusión del hombre consigo mismo y con el entorno?, ¿por qué?: porque en la medida que el hombre despierta a ser un ser de luz, en esa medida siente la necesidad de un cambio total en su vida y de unificar pensamiento, palabra y obra a un unísono, unificar su hacer con su ideal, su ideal con el ideal del ser de humanidad. Es la fusión total de todos los ideales de la humanidad, o lo que es lo mismo, potenciar con el hacer de mi ideal, con el llevar a la práctica mi ideal, apuntar más alto para poder apoyar los ideales comunes.

Porque la fusión es consciente, y en la medida que el hombre se fusiona con su propio ideal, con el universo y el Creador, en esa medida siente más la necesidad de apoyar a toda la humanidad, ya no le sirve el hacer aislado, ya no le sirve el –como dice- “sálvese quien pueda”. El hombre siente la necesidad porque hay un sentir en él en la medida que va unificándose hacia esa luz, hacia esa perfección, siente cada vez más la necesidad de apoyar a otros seres que van por atrás.

Cuando se le da toda la importancia que tiene a esa fusión, cuando cada cual reconoce que por más que se afana en que su vida le sirva, en que se sienta mejor, en que se sienta más feliz, si únicamente es él el que le importa, en esa medida el hombre no va a encontrar esa satisfacción que anda buscando. Ahora, en la medida en que observe que con su estado anímico puede realmente apoyar a otros seres humanos, en esa medida ya comienza a comprender, porque así lo siente en lo más profundo, qué es la fusión, a qué fusión nos estamos refiriendo.

Como decíamos que el hombre entra en ese estado de luz en el que entró, en el que está, no puede continuar en él sin estar fusionado. Recuerden que en todos y cada uno de los encuentros les vamos dando pautas poco a poco en base a la energía vibracional del planeta y de cada grupo y ser humano.

En la medida en que el hombre vibra más intensamente, se pone en ese punto en el que la luz lo absorbe. Si vibra con densidad se aparta de la luz. Ya en un tiempo ha estado vibrando densamente y no por ello se les ha dejado de dar y dar y dar a cada cual aquello que necesitaba para su evolución, pero en este momento evolutivo del planeta, aquello les sirvió pero hoy ya no les sirve. Ahora, toda esa documentación, todo ese conocimiento que tienen en su interior, deben de tragarlo, asimilarlo y fusionarlo, que el conocimiento pase por la mente pero que su corazón lo integre en su sentir para que así su espíritu pueda tener esa libertad y ese alimento que en definitiva es lo que va a hacer que sus cuerpos vibren con esa sutileza para que sientan y se sientan fusionados dentro del haz de luz.

Sabemos que entienden cada una de las palabras que escuchan, que ya no les va grande, que pueden asimilarlo en su totalidad si así lo quisieran. En este momento puntual –decimos momento porque es el presente- desde la última fecha que se les dio, se les dijo que una gran ventana hacia los universos se abría y que esa ventana no se cerraba, no era un hecho puntual y se acabó, era un hecho importante porque quedaba abierta a la voluntad de cada ser, tanto para entrar como para salir.

Están absorbiendo constantemente esa fusión porque respiran, fusión por cada poro de sus cuerpos. Si sus átomos no estuviesen fusionados ustedes no vivirían, son ustedes los que inconscientemente hacen parcelas en su propio cuerpo, en su propia mente. Por eso no les debe resultar difícil dejar de hacerlo, porque son ustedes mismos quienes se han acotado, quienes se han separado de esa perfección y de esa luz. Recuerden que en su origen fueron y son seres de luz, que ahora pueden retornar, regresar voluntariamente ya que el universo se ha adecuado para que el planeta Tierra y otros puedan hacer conscientemente, físicamente, voluntariamente, ese cambio.

Es, aunque como ustedes están todavía en los albores del comienzo no lo sepan, no lo sientan, es una época para estar constantemente agradecidos por haber elegido estar en este momento viviendo lo que el hombre todavía no es consciente de vivir.

Están viendo realmente la fusión de la materia concreta a un espíritu, un espíritu de vida y de luz, y no es un momento puntual, recuérdenlo. Han entrado en ese espacio en que se les aconseja estén alertas, alertas a todo lo que ocurre alrededor y mas allá, alertas, porque tiempos como el que cada cual está viviendo no se han dado jamás desde que el mundo es mundo, es la fusión de la materia con el espíritu. Y esta fusión tiene un proceso. Así como la vida del hombre tiene el proceso de gestación, cada proceso tiene un tiempo de gestación, pero están en el comienzo de esta Nueva Era, lo están viviendo, ya no es algo que vendrá, es algo que ustedes pueden hacer ya, desde ya.

Ya no hay fechas clave, están en ellas. Ya nadie les va a contar cómo son los mundos y su creación, van tener la ocasión de vivirlo si así lo desean, si así lo necesitan, si así lo deciden, pero han de fusionarse, han de fusionar sus cuerpos, han de adecuarse para ser plenamente conscientes, porque el hecho ocurrirá igual, los hechos ocurrirán igual, igual, se alineen o no se alineen, se fusionen o no se fusionen.

Pero nuestro deber es decirles, avisarles: si ustedes eligieron este momento no se lo pierdan, estén alertas, muy alertas, tanto fuera como en su interior, qué piensan, qué sienten, cómo lo fusionan, qué hacen con ese pensar y ese sentir. Sin perder absolutamente ningún detalle de fuera, porque si viven la fusión lo de fuera se fusiona con ustedes y ustedes con lo de fuera.

Tienen realmente algo que contar, tienen realmente algo que vivir, tienen realmente algo que hacer. Reconózcanlo, fusiónenlo y reconózcanlo. Y denlo, muéstrenlo, regálenlo.

Como les decimos, no hay nada ya puntual, es una secuencia de hechos uno tras otro a los cuales ustedes pueden perfectamente tener acceso, para que así puedan contar a los que aun están más dormidos como una gran historia, una verídica historia que están ustedes viviendo.

Que así sea.

4 comentarios:

M@R dijo...

hola,,,
hoy quiero fusionar mi amistad con un abrazo y mi respeto hacia vos,,,

abrazado,,,

Alma dijo...

Todo es uno y ese uno es Dios, dispersos somos todos, y ese todo.... es AMOR.

Gracias por la oración.

amigoplantas dijo...

Hola buenas, notificando cambios:

En forma de web:

http://www.everyoneweb.es/cristalizaciones/

Por cierto, nuevas direcciones

Reyno de hayas: http://cristalizaciones.blogspot.com/
Currando por la Paz: http://migranhobby.blogspot.com/

SoL LuNaR dijo...

BUEN BLOG...LuZ.

Frases