27 marzo 2008

ORACION: EL SENTIR DE LA VIDA


Aclaración.

Esta oración, correspondiente al dia 19 de septiembre de 2.007, es la primera que hicimos tras el verano y la primera desde que abrimos el blog.

No estaba transcrita porque en su día se incluyó la grabación de audio. Creíamos que los audios serían útiles para quienes desearan escuchar las oraciones, pero pudimos comprobar que debido al gran tamaño que ocupan y la baja velocidad de transmisión de muchas lineas no lo eran tanto, y comenzamos a transcribirlas para que se pudieran leer como texto.

Queda, por tanto, incluída. Ya no hay ninguna oración pendiente de pasar de ésta nueva etapa. Hay, no obstante, unas cuantas anteriores que trataremos de ir transcribiendo e incluyendo poco a poco.

Oración.

Se les va a ir haciendo preguntas, para que cada uno de ustedes responda internamente hasta llegar a su propia visión, a su propio sentir de esta oración.

¿Cómo caminan cada uno de ustedes ante la vida?, ¿con el pensamiento, o sea, con la mente, o con el sentir, con el corazón?

Y no se queden solamente en las palabras escuchadas, vayan más lejos, no sean como los niños pequeños que constantemente se les tiene que ir diciendo, repetidas veces, la misma cosa de muchas formas distintas. Son adultos, comprendan la vida en el mayor de los sentidos para amplificar, así, cómo es su vida, desde que se levantan hasta que anochece durante todos los años que cada uno de ustedes tiene. Amplifiquen al máximo y respóndanse cómo viven la vida, cómo se plantean cada uno de los acontecimientos que les llegan, si con la mente o con el corazón.

La mayoría de los seres humanos, actualmente, la viven con la mente, con la razón. Necesitan tener una razón para todo aquello que hacen, completamente, bien sea algo sin importancia o algo importante, pero para todo lo que el hombre mueve necesita que le avale una buena razón. Así se mueve el ser actual de esta humanidad, por la razón, la lógica, la mente.

Y nuestra pregunta es solo para cada uno de ustedes: ¿creen que esa razón, esa lógica, está llevando a la humanidad por el camino que realmente le corresponde como raza, como raza creadora, como raza innovadora?, ¿creen realmente que la raza humana está en su punto más álgido como raza?, ¿pueden realmente decir que esa razón ha llevado a la humanidad a un punto inmejorable? Dejando aparte sus historias personales, viendo la globalidad de la raza humana, ¿podrían realmente llegar a la conclusión que tal y como el hombre se está moviendo ha alcanzado o está en vías de alcanzar ese punto álgido inmejorable? ¿o creen, por el contrario, que el hombre, esa gran minoría que se mueve por el sentir o por el corazón, está apoyando como minoría, observen, en algo a esta raza?

No crean que son palabras teóricas, no estamos en el tiempo de la teoría. Estas preguntas son para que ustedes reflexionen en su interior y den la importancia que corresponde a sus vidas. Y poco importa, poco o nada, que lo hagan o no, no importa. No importa porque el Plan, ese Gran Plan, ya está, lo quieran o no lo quieran marcar. Pero sí que sería de buen grado que sus vidas mejoraran en el sentido amplio de la vida, no puntualmente en una u otra área de esas vidas personales, sino en la vida. La vida es vida y no muerte, como está el hombre, y eso se siente. No existe una razón para decir que el hombre está entrando en esa muerte en vida, se siente.

Y ustedes pensaran al escuchar: “eso no va con mi vida”. Y en la medida en que no sean suficientemente puros consigo mismos y vean detalle por detalle en donde sus vidas hacen agua, en donde ahogan y sofocan la esencia del ser que habita en cada cual, la sofocan con la razón, la ahogan con la lógica y no dan la expresión, la autentica expresión de vida que le corresponde al hombre como raza, al ser de humanidad, dar esa expresión de vida que todo lo que piense, que todo lo que sienta, que todo lo que toque, que todo lo que haga rezume vida.

Quizá muchos se pregunten: “yo estoy vivo, yo tengo mi hogar, mi familia, mis amigos, me divierto, lloro cuando toca, estoy vivo, siento, oigo…”. Y con todos nuestros respetos hacia cada uno de ustedes y hacia todo el planeta, se les dice: no están vivos, sus vidas -lo que ustedes llaman vidas- entran en una vía sin sentido, en una vía razonable, sí, pero sin sentido de vida, y allá ustedes lo que hagan con ello, no importa. Una y otra vez se les dice, no importa, no se fustiguen para nada, no se atormenten , pero en este instante de la humanidad sí se debe saber –de sabiduría, no de conocimiento- cómo pueden, si quiere cada cual, dirigir la vida hacia la vida, no hacia la muerte, y ahí se les está esperando, se espera a que el hombre sea consciente y no vaya dormido.

De nada sirve escuchar si no aplica el hombre aquello que escucha y da sentido a la propia vida, que en su momento el hombre le dio sentido a su vida y proyectó y programó y sintió la vida. Pero tal y como vemos, la historia nos muestra que civilizaciones anteriores también sucumbieron y hoy estamos aquí, la raza no acaba, eso sí, la civilización cambia, sucumbe, quedará quien quede pero como raza no acaba. Ahora bien, la raza mejora, la raza debe mejorar y mostrar el sentido autentico de ser de humanidad y aquellos que dicen que saben qué hacen, aquellos que dicen que todo lo saben, aquelllos que dicen que lo aplican en sus vidas, no se mientan.

No deben usar la mentira con los demás, pero mucho menos con ustedes mismos. Viven en una gran mentira, se lo hemos dicho muchas veces. Los estamos tratando como niños pequeños mal educados, si, porque la educación no ha sido ni está siendo correcta y el hombre está mal educado. Tratamos de educar en base a lo que es la vida, a lo que es, escuchen bien, a lo que es, no a lo que debería.

La vida es vida aunque ustedes no lo hagan. Existen otras vidas que quizá en algún momento las atisben, quizás, que están dando muestras de la vida, pero en este planeta ésta raza está yendo hacia su propia destrucción en base a las auto mentiras que se dicen a sí mismos y a la mentira que usan con todo y en todo. Ya no distinguen donde está la verdad y donde la mentira, no lo distinguen, y en sus vidas, salvo excepciones, usan la mentira diariamente.

¿Saben que ocurre cuando el hombre usa esa auto mentira en sí mismo?: el ser es anulado, el sentir queda totalmente opaco, ahora bien, es muy razonable, todo entra dentro de esa razón lógica, “he mentido porque si digo la verdad se puede molestar, he dejado de decir porque si digo lo que pienso o lo que siento se puede molestar…”. Están viviendo una gran mentira y sus vidas como ser de vida no sirven, no están sirviendo, y el hombre nació y nacerá para dar un servicio de humanidad al planeta, en principio, y después a la totalidad. Cuando eso no es viable, cuando no cabe ya porque el hombre se ha auto destruido con esa mentira razonable, el hombre se marcha.

Cuando un ser usa lo que siente en el amplio sentido, “siento que eso es así, porque lo he sentido, no te puedo explicar por qué, pero siento que es así, siento que las palabras me han llegado, siento que mi vida hace aguas en algunos de los aspectos y siento que lo he de mejorar”, cuando eso se ha sentido ya no caben las excusas, ya no cabe la razón, ya no cabe lo que la totalidad o la mayoría de los humanos hagan, no va con cada uno, no va conmigo, se que así responde la humanidad, se que así responde la mayoría, pero yo siento que no. Aun siendo en soledad, aun siendo en un aislamiento voy a tratar de mejorarme como ser porque lo debo, porque me dieron la vida, me la ofrecieron para ofrecer yo a cambio ese sentido de vida y no replicar con decrepitud, y enfadarme por esto o por lo otro y mosquearme, como se suele decir ahora, por tantas y tantas pequeñas y absurdas historias de la vida, de lo que ustedes llaman vida.

Hay tanto que mejorar, tanto que depende de cada uno de ustedes, escuchen bien, de cada uno de ustedes, y que aunque les parezca que sus vidas son, quizá, rutinarias, poco alegres, tienen algo concreto, fundamental, que nadie puede hacer si no lo hace uno. Así de autentica es la vida.

Y no es que se espere eso de ustedes, no se espera nada de la raza humana, nada. Porque si el Creador estuviese esperando las reacciones de los hombres, estaría idénticamente siendo humano como ustedes. No se espera nada. Pero los servidores, los que en su momento y en su día decidieron servir a la humanidad, estos servidores que les hablan a través de la oración, decidieron estar al servicio para replicar en la autentica verdad de vida para aquel que quiera escuchar y se decida a caminar por ese sentido de vida, no por el sentido de la razón. Sin esperar, con los brazos abiertos, eso sí, para cada cual que se decida a ser servidor y estar en sintonía y compañía de estos servidores que les hablan.

La decisión, esa libertad, esa gran libertad de la cual dispone el ser humano, es real, y el hombre decide qué hacer con su vida, qué hacer, pero si están escuchando aquí no usen la mentira, porque día tras día se les hablará y no con nombres, pero cada cual sabrá a quien y para quien se está hablando.

Sean conscientes. De nada vale usar esas expresiones en ustedes y seres como ustedes, grupos como ustedes, que se les recuerda constantemente que llevan la misma línea. Idénticamente igual están escuchando la oración de hoy, la misma, y seguro que muchos se están sintiendo afectados, pero tienen dos trabajos, escucharlo o dejar de escucharlo, pero cuando se sirve a la verdad de vida no se puede dejar de decir aquello que se siente que hay en cada interior de los presentes, no en la totalidad de la humanidad que ya hemos dado ese gran o pequeño repaso de cómo están, sino los que escuchan la oración, porque es para ellos para quien se habla, es para aquel que decide dar el primer paso, y ustedes decidieron dar ese primer paso y presentes están como otros tantos.

Y se habla para ustedes, así de sencillo y claro. No se está incluyendo al resto de la humanidad que no están escuchando, y quizá si se puedan auto decir “lo siento, no pensé, no quise hacerlo…”. Esas grandes justificaciones ya no van con cada uno de ustedes, no se pueden justificar en que no se han dado cuenta o en que no han sido conscientes. Ustedes son conscientes, y si usan la mentira o dejan de usar la verdad, que para el caso es lo mismo, se están mintiendo a sí mismos.

Elijan ustedes qué es lo que quieren hacer, porque antes de este mes de descanso, antes de este mes de reflexión, terminamos con un ciclo. Éste es novedoso para ustedes. Y ahora se les deja esa reflexión que a nadie le tienen que rendir cuentas, sean ustedes, cada cual consigo mismo, los que decidan escuchar o dejar de escuchar, pero no se mientan. Aprendan, eso sí, si de verdad no saben, aprendan lo escuchado, incorpórenlo en sus vidas, actúen como si realmente estuviese ya en su interior o dejen únicamente esa puerta del sentir y sientan, de todo lo que escuchan, qué cosa, qué palabra les ha llegado, y aquello que les haya llegado aplíquenlo, pero ya no repliquen con la misma forma de vivir que hasta hace veinte minutos, no del día anterior, veinte minutos.

Cada cosa que sientan deben darle cauce. Y se les amplia un poco más. Cada cosa, cada palabra, cada hecho que observen que les llegue al corazón, incorpórenlo en sus vidas. Todo aquello que sientan que les ha impactado, no a través de la mente, a través del corazón, del sentir, si no lo incorporan dañarán sus cuerpos. Recuerden que hace algún tiempo, les decíamos que el hombre en este planeta se está auto seleccionando, y bien a través de catástrofes, de lo que llamamos o llaman enfermedad o de accidentes, el hombre se marcha. No llamamos muerte porque la muerte no existe, pero se marcha. El hombre se está auto seleccionando. En la medida en que escuche o sienta y no incorpore, su cuerpo enfermará hasta el punto de marcharse de este planeta. Ustedes créanlo o no, poco importa, pero el deber de estos servidores es de expresarlo, de hacerles conscientes.

Hagan con todo lo que han escuchado una breve interiorización, sientan con qué se quedan, rechacen aquello que no vayan a incorporar, rechácenlo ya, ahora, en este instante, lo que no vayan a incorporar, pero aquello que decidan quedarse, incorpórenlo en sus vidas.

Amén.

1 comentario:

Shanty dijo...

Tu blog me parece exquisito. Has hecho de él, un mundo de oraciones complejo, pero que nos llega al espíritu. Leerlas nos hace reflexionar. Gracias.
Shanty

Frases