22 febrero 2008

ORACION: LA LIBERTAD


¿Para ustedes qué es la libertad?

Y después de definir lo que para cual significa la libertad la pregunta sería: ¿se sienten libres?

Es importante que entiendan el significado de la libertad a la cual nos estamos refiriendo, muy importante, porque quizá les dé un punto de referencia para lo que es realmente la autenticidad de la vida para cada cual.

Hoy, hayan contestado lo que hayan contestado con respecto a la libertad, lo que piensen, lo que crean de ella, si se sienten o no libres, independientemente de lo que hayan contestado se les dice que el ser humano en la actualidad, salvo pequeñas excepciones, no se siente libre.

No se sienten libres refiriéndose a la libertad que van a escuchar, y la mayoría de seres de humanidad se sienten libres. Parece un juego de palabras pero se lo vamos a ir aclarando.

Si ahora se le preguntara a la humanidad, la mayoría responderían que se sienten libres, la gran mayoría. Porque al igual que la semana anterior la palabra “alianza” se tenía mal comprendida, el hombre vive actualmente la palabra “libertad” como que algo o alguien le esta oprimiendo, en eso se basan mayormente, si me oprimen no soy libre, si no me oprimen soy libre. Y la mayoría de hombres y mujeres se sienten no oprimidos, por lo tanto se sienten libres.

Pero la libertad a la que nos referimos no está en si uno es oprimido o no o si uno está entre rejas o no. La libertad a la que nos referimos es una sensación, un sentir, un pensar libre, aunque su cuerpo estuviese apresado. Imagínense que al cuerpo físico lo encarcelan, el hombre supondría que ese ser no es libre, está encarcelado. Y hay seres encarcelados que están respirando y viviendo la autentica libertad. O sea, que la libertad a la que nos referimos es una libertad interna de sentir del espíritu.

Cuando el hombre hace un trabajo de reconocimiento de sí mismo que se conoce de arriba abajo, de dentro afuera y de afuera hacia dentro por todos los rincones de su cuerpo y de su mente, se reconoce automáticamente la sensación de libertad, el conocimiento trae al hombre la sensación de libertad. Cuando el hombre, el ser de humanidad, entra en esa sensación, ya no tiene barreras físicas ni aun estando en un cuerpo tullido, ni aun estando en un cuerpo encarcelado, no tiene barreras ni sensación de estar preso.

En cambio, cuando el hombre no se conoce, no sabe de si mismo casi nada. Cuando es un extraño para sí mismo que no sabe controlar sus reacciones, que no sabe medir sus respuestas, que no sabe lo que ocurre en su interior, cuando le es dada una experiencia agradable o desagradable, y no sabe cómo va a responder absolutamente sus emociones, sus pensamientos, sus palabras, sus obras, es un gran desconocido para sí mismo. Ese hombre, que son la mayoría, se sienten preso aun estando libre, se siente oprimido porque no tiene respuesta ni sabe la que va a ser la que van a dar ante cualquier acontecimiento.

O sea que es necesario, para que el hombre sea viable y que pueda continuar en su labor de hacer dentro de este planeta en este tiempo, es vital que reconozca cuáles son sus reacciones, sus sentires más profundos, sus necesidades más autenticas para atisbar esa libertad y así la libertad le llevará a otros reinos, a otros lugares.

Y tomen como referencia para entender lo que nos estamos refiriendo, el sueño, la ensoñación. El hombre puede estar entre rejas, pero dentro de esa ensoñación el hombre es libre; cuando despierta, cuando se concretiza dentro de su cuerpo es cuando se ve y se da por enterado de que esta enjaulado. Ese es el ejemplo.

El hombre, mientras está en su vida, actúa en su vida, vive su vida, se siente libre porque nadie lo ha encerrado, pero, ¿realmente ustedes creen que el hombre hace aquello que siente? En el primer instante ¿ustedes creen que cuando proyectan si se sintiesen libres no lo harían? Porque el hombre está cargado de proyectos, cargado de planes, de ideas, pero ¿cuántos se llevan a cabo?, ¿cuántos se concretizan? Si el hombre viviese la libertad a la que nos estamos refiriendo, al no tener ninguna barrera física, mental ni espiritual, llegaría a concretizar aquello que piensa o proyecta, es más, tendría nuevas ideas, tendría ideas ingeniosas.

Porque dentro de esa sutil vibración que le da el entendimiento o la sabiduría, el hombre es cuando se mete de lleno en esos otros reinos, en esos lugares de donde pueden recoger ideas novedosas, ingeniosas, porque no están humanizadas ni supeditadas por el miedo, la razón, la conveniencia…, son ideas puras, libres, que van de un lado a otro y el ser que vive la libertad las capta al vuelo y las plasma y concretiza en la vida.

Ese es el ser libre al cual nos estamos refiriendo, no al hombre que hace de su vida, de su cotidianidad, una constante y pesada carga, ese que vive la vida porque no tiene atisbos ni ve mas allá para poder proyectar una nueva vida.

El hombre debería de hacer un esfuerzo consigo mismo y en principio tratar de comprenderse, de conocerse, de saber lo que para él es importante, necesario y vital y desechar todo aquello que la sociedad y las normas de esta sociedad le han ido y le van inculcando poco a poco y él va absorbiendo sin ser consciente de que no son necesidades propias, que eso que le están dando, que muchos lo viven como alimento, lo están embotando y le están haciendo que se repliegue ante esa vida oscura, oscura porque no sabe, porque no se conoce, porque no puede decir “quiero esto, necesito esto”, es que la gran mayoría no saben qué quieren, no saben qué necesitan, ya no saben distinguir, y eso les tiene atrapados aunque ellos se sientan libres. ¡Claro!, se sienten libres porque no están entre rejas físicas, porque nadie les pone una soga al cuello y los tiene atados, pero esa libertad no es tal, están oprimidos por sus propios pensamientos viciados, oprimidos por su propio miedo viciado, oprimidos por su propia obsesión con las mismas ideas repetitivas una y otra vez, y no necesitan estar en la cárcel.

Pero a esos seres se les habla, se les hace ver y pensar y sentir. ¿Se sienten libres?, ¿viven su vida realmente en libertad?, ¿actúan en base a esa libertad?, ¿harían algo y no lo hacen? Es que no están libres, aunque nadie les ate, aunque sea porque ustedes mismos no se atreven, ya no son libres. Ya su propio pensamiento les atrapó, sus emociones les atraparon, su miedo les atrapó. Y para vencer todos esos obstáculos en los cuales está el hombre sumergido, cada cual debe hacer esa reflexión –que no obsesión-de sus necesidades y ponérselas en evidencia a sí mismo: ¿yo qué necesito?, ¿qué quiero?, ¿cuál es mi autentica necesidad?

No hay muchas necesidades. El hombre es austero, no tiene muchas necesidades. Todas las necesidades que aparentemente tienen no son suyas, son implantadas por una forma de vivir que han hecho suya, eso sí, pero no son suyas.

Tienen que ir retrocediendo a lo mas interno de cada cual para darse cuenta de qué es vital para cada uno. ¿Qué es vital?: respirar es vital, beber es vital, amar es vital, tener no es vital. Y el hombre lo basa en tener y tener y tener y tener, y ahí, automáticamente, él mismo se encierra y se aprisiona, porque todo lo quiere poseer, amarrar, y esa posesión lo encarcela, porque ni tú puedes poseer ni a ti te pueden poseer, pero es una sensación que el hombre debe sentir en lo más profundo de su ser, y esa sensación profunda se la da el conocimiento de sí mismo y de sus necesidades, no se la proporciona un ser ajeno a él, no se la proporciona una palabra maravillosa y le abre la conciencia, no. Es un trabajo interno de reconocimiento de sí mismo: ¿qué necesito?, ¿qué no necesito?, ¿qué es vital y qué no es vital?, ¿de qué puedo desprenderme y qué me tiene aprisionado?

Ir reconociéndose las limitaciones y vencerlas, porque si el hombre tiene limitación no es libre. Cualquier limitación que el hombre vea de sí mismo “tengo un pensamiento limitado, tengo un cuerpo físico limitado, tengo una economía limitada”, todos los limites que vaya reconociendo hay que salvarlos, unos físicamente y la mayoría mentalmente, internamente o emocionalmente, porque la inmensa mayoría de las limitaciones del hombre son de su mente.

Cuando ya se conoce y actúa en consecuencia de sus limitaciones, se va conociendo a sí mismo, va despertando a la libertad, esa a la que nos referimos, la autentica libertad. Cuando el hombre retoma su autentica libertad es cuando realmente se puede servir y se sirve la Divinidad de él, cuando se puede servir a sí mismo y servir a los demás, porque entra dentro del Gran Plan del cosmos que es la libertad.

Todo lo que les explicamos, todo, está limitado. Todo lo que llevan escuchando todo este tiempo está limitado. ¿Por qué? Porque ustedes son limitados. Con esto nos referimos y a veces lo hemos expresado, vayan mas allá de donde su imaginación les lleve, más todavía, hagan todo mucho más expansivo y grandioso, si hablamos de la libertad del cosmos y decimos y expresamos que es limitado, imagínenselo mucho más grandioso que lo que la palabra limita o ustedes están haciendo que se limite.

La autentica libertad es una sensación imprescindible, inexpresable, es quizás la autentica perfección que se manifiesta, la vibración condensada en el ser humano, o sea, el hombre conformado y su vibración, cada cual independiente, el hombre y su vibración, o configuración, que representa en el cosmos con total libertad, armonía, para poder interrelacionarse con todos los seres existentes en el universo y con todos los cuerpos del universo, la configuración, sus cuerpos, la energía de sus cuerpos.

No lo han entendido, pero poco a poco irán comprendiendo cada palabra, sea la libertad, sea la alianza, sea el miedo, la esperanza…, cualquier palabra que se desarrolle llévenla a lo más grandioso e inimaginable, y así quizás estarán atisbando lo que se les quiere explicar, porque si se quedan con lo que es la palabra y ustedes están limitados, ocurre que la transmisión es limitada. Por eso varias veces se les decía “intenten ser ustedes mismos sus propios transmisores, porque ahí no habrá limite”, esa es quizás la libertad mas autentica para que nos podamos expresar y ustedes entender, porque todo aquello que pasa o tenga que pasar por un filtro, tenemos la limitación del filtro y luego la de ustedes mismos, con lo cual se aleja bastante de lo que se les quiere explicar, de lo que se les quiere hacer vivir.

Entonces ustedes tienen que hacer el esfuerzo de elevar la palabra que escuchen al máximo de su imaginación, o sean sus propios transmisores, que ya es tiempo de vayan haciendo sus propios logros con respecto a la transmisión del cosmos con cada uno de ustedes, ya es tiempo de que dejen esa forma limitada que tienen de ustedes mismos y se den como en su día ustedes expresaron, aunque no lo recuerden, de ser seres transmisores y hacedores para una nueva era o nuevo despertar. Eso, al igual que ir conociéndose e ir aceptando y solucionando sus limitaciones, tienen que solucionarlo también, es una forma de limitación, de no comprenderse y no aceptarse, una forma de no creer en ustedes mismos, por tanto una forma de atadura y una falta de libertad.

Atrévanse. Atrévanse no únicamente hoy. Atrévanse a vivir esa palabra, la que escuchen cada semana, atrévanse a vivirla llevándola al máximo de su imaginación, al máximo. La palabra que escuchen cada semana vívanla y poténcienla día a día, momento a momento, no la dejen arrinconada, vívanla porque será la única forma en que ustedes vayan rompiendo y vayan aceptando lo que escuchan, y vayan impregnándose de esa nueva vibración a la cual les estamos induciendo cada semana.

Que ustedes, en determinados momentos u ocasiones, percibirán que han dado una respuesta distinta a la que habitualmente daban, puntual o esporádicamente notarán ligeros cambios de actitud, claro que los notarán.

Pero aun se les pide más, sean consecuentes del tiempo, porque en un planeta concreto como es la Tierra el tiempo cuenta, en el espacio no existe el tiempo, no existe, pero aquí claro que cuenta, el cuerpo está hecho, la energía es densa y concreta y el tiempo llega a su culminación. Y ustedes deben estar preparados, deben estar, por deber. Es quizás como concretamente en sus vidas ocurre, ustedes deben dinero a un banco, sí, la gran mayoría debe un dinero físico a un ser físico, a un planeta concreto.

El deber que ustedes tienen con el Cielo no es físico ni concreto, está ahí más firme y poderoso que lo que a ustedes les tiene atrapados, es algo que ustedes deben de reconocer y dar cauce, “¿qué compromiso hice con la Divinidad?, ¿qué compromiso hice con el Creador y la Creación?”, y cumplirlo. Y para cumplirlo me tengo que conocer, y para conocerme tengo que tomarme el tiempo y dedicarme un tiempo, y ser consecuente con ese ser, y ser dulce con lo que me encuentre, ser amoroso con lo que vaya surgiendo de mí, y cuando esté esa sensación de libertad, automáticamente poner al servicio para pagar esa deuda o ese compromiso, o esa alianza, llámenlo como quieran.

Dediquen cada semana a vivir la palabra que se desarrolla, el tema que se desarrolla. Vívanlo.

Amén.

4 comentarios:

JayJa dijo...

Para mi libertad es... dejar tu espiritu volar, porque el puede volar sin ser pájaro ni tener alas...

cariños, Jayja

Siry dijo...

Tengo que leer varias veces mas este post, lo he hecho 2 y tiene muchas cosas para mi propia existencia divina.
Gracias por ser tan especial y maravilloso

JayJa dijo...

Puedes estar libre, aún entre rejas, no hay nada más inmenso que el espíritu, el sabe volar, o sabe volverse transparente... mil cariños, para usted, caballero Adonai, título que pocos hombres poseen hoy.

M@R dijo...

HOLA,,,
NO SE POR QUE NO HABIA ENTRADO AQUI,,,
ES HERMOSO HAY PAZ AQUI,,,
HABLAS DE LA LIBERTAD,,,YA NO SE CUAL ES, HOY NO SE,,,
SOY LIBRE Y VIVO PRESA EN MI MISMA, QUIERO VOLAR Y NO TENGO ALAS, PRESA HASTA EN MIS LETRAS, CUAL LIBERTAD SERA LA MIA,,,
PRESA , PRESA, PRESA Y TENGO LIBERTAD,,,
TQM,,,
UN ABRAZO,,,

Frases